Salud mental

12 PRÁCTICAS PARA MEJORAR LA SALUD MENTAL

Igual que la salud física, la salud mental es necesaria para estar bien. La paz y tranquilidad al tener salud mental te permite crear, agradecer, sanar, vivir mejor y encontrar aprendizaje en cada situación y experiencia. Con la salud mental vivirás en plenitud comprendiendo que todos los días no son iguales. Y que habrá días mejores que otros pero que son necesarios y hacen parte de la vida, pues es un indicador de estar vivos puesto que somos seres humanos. Es normal tener días no tan buenos. Teniendo en cuenta que es muy diferente pasar días y días por largas temporadas sintiéndonos mal y no hacer nada al respecto, eso es totalmente diferente. 12 prácticas para mejorar la salud mental te ayudara a tener mas claridad que debes de hacer para cuidar de ella.

No hay nada de malo sentirnos mal, pero si es importarte reconocerlo y trabajar en lo que hace ruido en nuestro interior y en nuestra mente.

Qué es la salud mental?

Según la OMS es «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Por lo tanto, no es solo la falta de alguna enfermedad si no que también es tener bienestar mental y emocional. Sentirnos bien y cuidarla por medio de actos, hábitos y prácticas que beneficien.

Cuando aceptas que estas triste y que no tienes el ánimo igual que ayer es más llevadero. Cuando dejamos de forzar y forzar-nos es fácil llevar cualquier cosa, cuando aceptas algo, todo se transforma. En vez de luchar contra la corriente y  obligarte a sentirte bien o evadir lo que sientes, deja fluir tus emociones, lo que sientes y aprende a descansar. Es necesario descansar, tomar una pausa para continuar con más fuerza, creatividad e ideas.

La salud mental no solamente es la ausencia de alguna enfermedad sino que también es aprender a observar tu mente y a tus emociones para saber cuándo debes hacer una pausa. No es dejar de sentir, evadir o estar siempre felices. Al contrario es conocer que le hace mal o bien a tu salud mental? Que puedo hacer para cuidar, mejorar o fortalecerla.

La salud mental es ser consciente de ti. De tus emociones, buscar el balance interior, de sanar, de atender asuntos internos sin resolver, tomar una pausa, respirar. Cuidar de ella con actividades, actos que le hagan bien.

Es lo mismo que con tu salud física, tú te cuidas para no enfermarte. Como por ejemplo: lavarte las manos, usar tapabocas, comer más verduras, evitar las gaseosas o alimentos azucarados, tomar más agua, realizar una actividad física entre otras más. Asimismo debe pasar con la salud mental.

No luches contigo, o por sentirte bien a toda costa, mejor revisa que pasa contigo, porque te sientes de esa manera?

Recuerda que es normal sentirte triste, tener días bajos de ánimo. Pero debes de estar pendiente que no se transforme en algo crónico y allí es donde debes buscar ayuda. Hay días que nos sentimos súper bien, con el estado de ánimo al 1000% súper arriba pero otros no y hay que darle espacio a esos momentos, a tus emociones y a tu mente. Acéptalos y dejarlos fluir.

Por qué es tan importante tener salud mental?

Por qué es la que te permite sentirte bien contigo Y al sentirte y estar bien contigo vas a estar bien con tu entorno, con otras personas. Una persona sana va a reflejar salud. Con salud mental puedes pensar con claridad, tomar decisiones que te beneficien, ser consciente de tu vida. De ver la vida con optimismo, aprendizaje y plenitud.

practicas para mejorar tu salud mental
guarda la imagen para leer después.

Cómo cuidar tu salud mental:

1. Llevar un diario:

Te permite expresar, reconocer y exteriorizar tus pensamientos y emociones. Cuando pones lo que sientes en palabras es más fácil para ti comprender, identificar y hacer consiente tus asuntos por resolver, que hacen ruido y necesitas sanar. En el diario plasmas tus ideas y pensamientos, lo que sientes y plasmarlo te ayuda a comprender lo que está dentro de ti mucho mejor, el por qué y el cómo.

2. Meditar:

La mayoría de veces estamos en movimiento, trabajando, estudiando, ocupadxs en mil actividades, nos preocupamos por lo exterior, pero dejamos a un lado nuestro interior, muy pocas veces estamos con nosotros mismxs. Meditar te ayuda a estar contigo, a poner en quietud tu cuerpo, tu mente, a ser consciente de ti, de lo que sientes, de tu cuerpo, tu respiración. Meditar te ayuda a estar en calma en medio de tanto caos, te regalas un momento de paz, de calma, de estar contigo. Le das un espacio a tu mente y eso trae beneficios para tu salud mental.

3. Ir a psicoterapia:

Hablar de lo que sientes siempre va hacer la mejor opción, hablar con un profesional es diferente que hablar con un amigx, porque un profesional te va a escuchar objetivamente, no te va a juzgar, te va a brindar herramientas necesarias para tu vida, te guiara a que te replantees, a que reestructures tus creencias. Hablar sana. Mientras hablas te vuelves consciente, darte cuenta de cosas que antes no sabías, porque no exteriorizabas eso que está/estaba dentro de ti.

4. Aceptar y tratar la salud mental:

Primero hay que aceptar que nuestra salud mental es importante, que hay que sanar si el caso, que debemos de hacernos cargo de asuntos que aún hacen ruido en nuestro interior, y luego de esto es actuar, hacer algo por ayudarnos. Somos lo responsables de nuestra vida. No solo es darte cuenta que necesitas ayuda sino que también es hacer algo para eso. Aceptar que tu salud mental es prioridad y actuar.

5. Cambiar hábitos y comportamientos

Es importante que para el beneficio de nuestra salud mental cambiemos hábitos y comportamientos que no nos hacen bien, que agreguemos a nuestra rutina hábitos saludables, como la buena alimentación, higiene, dormir, descansar. Observar e identificar que hábitos están perjudicando mi salud mental y hacer un plan de acción para ir dejándolos y asimismo agregar los que si me hacen bien para mi salud mental y emocional.

6. Cambiar su narrativa:

La narrativa es que y como nos hablamos a nosotrxs mismxs. Son nuestros pensamientos, creencias y la forma en que vemos la vida. Como por ejemplo pensamientos negativos, queja o la autocrítica. Hay que observar como es nuestra narrativa interna, cuales son nuestros pensamientos más constantes, y tomar acción para que nuestra narrativa interna cambie a una positiva. Si nos criticamos constantemente pues voy a sentirme mal y así mismo no voy a ver nada positivo a mí alrededor. Entonces es cambiar esa narrativa, reemplazarla por una positiva y constructiva. Tener claro también que la narrativa que me pudo haber ayudado hace 5 o 2 años no es la misma que me puede ayudar ahora mismo, porque somos seres humanos y estamos siempre cambiando, entonces es replantarnos esas viejas creencias que tenemos de años o de nuestra infancia y que tal vez ahora en nuestra vida actual ya no aplica.

7. Practicar el autocuidado personal:

Cuidar de ti mismo con actos y hábitos sencillos como bañarte, limpiarte las uñas, cepillarte los dientes, visitar al médico, al odontólogo, cuidar tu piel, usar bloqueador, tomar más agua, comer más verduras, comer menos alimentos azucarados, utilizar una mascarilla, cremas, lavarte las manos, cuidar de tu cabello, dormir bien, tomar momentos de descanso, pausar en tu rutina diaria cuando sea necesario. También almorzar y comer a la misma hora, ordenar y organizar tu espacio, tener aseo personal y general. El autocuidado ayuda a tu salud mental y emocional ya que el exterior beneficia tu interior. Tu exterior es el reflejo de tu interior.

8. Ocuparte de ti y procesar/sanar asuntos sin resolver:

Es importante que te ocupes de ti, de tus asuntos por resolver, de lo que debes sanar, lo que hace ruido en ti, por asuntos que aun te afectan emocionalmente, o que quieras mejorar en tu vida como cultivar tu autoestima y amor propio, salir de zona de confort, adquirir nuevas habilidades, dejar miedos, desarrollar tu potencial. Etc. Es ocuparte de ti y de tus necesidades y trabajar para cubrirlas. A nivel emocional, mental, física y social, cuáles son tus necesidades? Que debes hacer para cubrir tus necesidades? Es darte cuenta pero también es actuar frente a lo que necesitas para estar bien contigo. No esperar que se vuelva una bola de nieve y que después salga de peores formas. Es hacerte cargo de ti, de tus emociones y asuntos.

9. Identificar y reconocer sus emociones y sentimientos:

Darle espacio a nuestras emociones e identificar cuáles son para aprender a reconocerlas, dejarlas fluir y dejarlas estar sin evadirlas como por ejemplo: si quieres llorar, llora. No hay nada de malo, es otra creencia que aprendimos de nuestra sociedad, que llorar o demostrar lo que sentimos está mal, pero lo que está mal es reprimir nuestras emociones. Tarde que temprano lo que reprimimos sale a la luz, con enfermedades, dolores, patrones repetitivos etc. Hay que Reconocer y hacernos cargo de nuestras emociones, dejar fluir. Somos seres humanos y es normal sentir. Mientras reconoces tus emociones y sentimientos te reconoces a ti mismx.

10. Enfocarse en lo que quieres:

Tener un propósito, algo que le dé sentido a nuestra vida, saber que es lo quieres, cual es la vida que quieres crear, que te da sentido, y enfocarse en eso, trabajar todos los días hacia tus objetivos, metas o sueños es cuidar de tu salud mental.  Comienza a tomar decisiones que te acerquen a lo que quieres crear, escribe que debes de hacer hoy, cual es el paso a paso para tener la vida que deseas y empieza a organizar y a tomar acción poco a poco. Por pequeño que sea tu paso es valioso porque te acerca a lo que quieres. Después de tenerlo en el papel es hora de actuar, organiza y empieza. Lo importante es moverte y no quedarte quieto. Al final nadie va a decir tú querías esto: tómalo. Debes de confiar pero actuar frente a lo que quieres.

11. Limites saludables:

No poner límites realmente nos afecta a nosotrxs. Muchas personas nos siguen viendo, como hace 25 años, 10 años, 5 años, 2 años, pero todo cambia y nosotros lo hacemos también. Antes no éramos capaces de poner límites saludables pero ahora ya es necesario y queremos hacerlo, antes no sabíamos cómo, crecemos en muchas áreas de nuestra vida y junto a eso también cambiamos y merecemos y necesitamos que otros no traspasen la línea de límites que algún día dejamos que lo hicieran pero que ahora es diferente. Sufrimos nosotros, porque no le hacemos daño al otro si no a nosotros. Debemos de poner límites saludables con respeto por nuestra salud mental, así la otra persona no lo comprenda, eso no tiene nada que ver contigo, tus limites no son negociables. Hazlo por ti.

12. Busca apoyo saludable:

Es rodearte de personas que te apoyen, que reconozcan tu valor, buscar apoyo en personas que no te juzguen o critiquen por tus pensamientos, decisiones, y emociones, que sea un apoyo saludable en el que puedas abrir sin miedo a expresar, en el que puedas ser tú, que pueda escucharte y opinar con palabras saludables. También es importante reconocer a que personas acercarte, debe ser una persona que no solo esté disponible físicamente, sino que también lo esté emocional y mentalmente para escuchar a un otro, y saber que va a estar emocionalmente dispuesta para nosotrxs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *